Archivo de Etiquetas: alimentación consciente

Semillas de Chia: fuente de omega3

chia

Por su contenido de omega 3 ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos. 

Ayuda a regular la coagulación de la sangre, células de la piel, membranas, mucosas y nervios. Esto favorece la regeneración de los tejidos.

Permite el crecimiento y la regeneración de tejidos durante el embarazo y lactancia.

Es la mayor fuente vegetal de ácido grasos omega-3.Estas grasas también contenidas en la linaza y el pescado de agua fría son esenciales para la salud.

Contiene proteínas completas proporcionando todos los aminoácidos esenciales. Esto es importante para las personas vegetarianas.

Mejora la salud cardiovascular.

Facilita la digestión.

Aumenta la inmunidad.

Mejora la movilidad y funcionamiento de las articulaciones

Refuerza los niveles de energía y concentración.
En virtud de todo esto, es que las semillas de Chia, como fuente poderosa de salud, es recomendada para tratamientos nutricionales para bajar el colesterol y mejorar la salud cardiovascular.


Fibra
La chia aporta 27,6 gr. de fibra por cada 100 gr. de semilla, lo que equivale al 100% de las recomendaciones diarias para la población adulta.

La fibra tiene la capacidad de aumentar el volumen del bolo fecal que transita en el tubo digestivo. Esto se debe principalmente a su capacidad para absorber una importante cantidad de agua. En consecuencia, la materia fecal, producto final de la digestión, se torna más voluminosa y suave, debido a que se encuentra más hidratada. Además, el aumento de tamaño del bolo fecal estimula el tránsito intestinal, lo que reduce su tiempo de permanencia en el aparato digestivo, a la vez que ayuda a regular los movimientos intestinales, evitando el estreñimiento, la diverticulosis, el cáncer de colon.

Por otro lado, la fibra puede formar disoluciones con el contenido gastrointestinal, de tal forma que las sustancias que tienen que absorberse les cuesta más hacerlo, como le sucede a la glucosa (azúcar) y a las grasas. Gracias a esta función, la fibra contribuye a la prevención de múltiples enfermedades como la enfermedad cardiovascular, diabetes, como se ha demostrado en innumerables estudios epidemiológicos.

Las proteínas
La chia contiene 19-23% de proteína. Una cantidad mayor que los cereales tradicionales como el trigo (13.7%), maíz (9.4%), arroz (6.5%), avena (16.9%) y cebada (12.5%). Los resultados obtenidos indican que la chía es una fuente proteica de buena calidad por lo que es altamente recomendable la  incorporación de esta fuente alimenticia no tradicional a la dieta habitual como complemento de otros alimentos.

La proteína de la chia es libre de gluten. El gluten causa la enfermedad celiaca.

Vitamina B
La chia es una buena fuente de vitamina B. Si se compara el contenido de vitaminas de la chia con otros cereales, se muestra que esta es mas alta en niacina que el maíz, la soja y el arroz. El contenido de tiamina y riboflavina es similar al del arroz y el maíz.

La Chia es una excelente fuente de calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y cobre.

La chia tiene 6 veces mas calcio, 11 veces mas fósforo y 4 veces mas potasio en 100 gr. que la leche.

Los niveles de hierro de la chia son muy altos, siendo inusual este nivel para las semillas. Comparando el nivel de hierro que contienen la chia con otros productos tradicionales que son conocidos como fuentes de este mineral, la chia tiene 6, 1.8 y 2.4 veces mas hierro en 100 gr. que la espinaca, las lentejas y el hígado, respectivamente.

Antioxidantes
Los antioxidantes mas importantes que contienen la chia son el ácido Clorogénico y el ácido Cafeico, además de contener Miricetina, Quercetina y Kaempferol. Ambos compuestos  son antioxidantes primarios y sinérgicos y contribuyen en una mayor proporción a la fuerte actividad antioxidante de la chia .

Muchas investigaciones demuestran que la Quercetina es un poderoso antioxidante capaz de prevenir la oxidación de las grasas, proteínas y ADN y que estas propiedades antioxidantes son significativamente más efectivas que la de otros compuestos flavonoides. El ácido Cafeico y el ácido Clorogénico, protegen de los radicales libres e inhiben la peroxidación grasa. Estas propiedades antioxidantes son mucho más fuertes que las del ácido ferulico, además de antioxidantes comunes como la vitamina C (ácido ascórbico) y vitamina E (alfa-tocoferol)

Estudios epidemiológicos indican que el consumo de altos niveles de alimentos y bebidas ricos en compuestos antioxidantes, pueden protegernos contra enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón y cáncer de estomago. En particular, los flavonoides como la Quercetina tienen una estrecha relación en la disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular.

El Ajo y la Cebolla: fuentes poderosas de salud

ajos-y-cebollas

Imprescindibles para la buena salud, el ajo y la cebolla son alimentos con propiedades curativas por excelencia

Utilizados desde siempre como medicina natural, y medios preventivos para todo tipo de enfermedades, en MEDICINA EN SALUD estimulamos el consumo de estos dos preciados alimentos, por sus virtudes, sabores y propiedades altamente sanadoras. 

EL AJO

Es el gran purificador de la sangre. El Ajo es quizás el remedio natural con mayores propiedades medicinales demostradas experimentalmente: efecto hipotensor a dosis altas, fluidificante de la sangre – muy utilizado por personas que han padecido trombosis, embolias o accidentes vasculares-, hipolipemiante -disminuye el colesterol LDL, es decir el nocivo para el cuerpo-, antibiótico y antiséptico general, estimulante de las defensas, y más.

Es considerado uno de los vegetales curativos más importantes. Por eso elegimos estimular su consumo, ya que es un medio preventivo y curativo en las distintas enfermedades.

Muy poderoso para prevenir y curar todas las enfermedades de las vías respiratorias, también se utiliza para eliminar parásitos, ayudar a quienes padecen de ácido úrico, y a proteger en la calcificación de las arterias. Previene la hipertensión y la mala circulación, ya que tiene una acción hipotensora.

Es estimulante, diurético y expectorante. El ajo ayuda a eliminar los viejos residuos que van quedando en el organismo, sus enzimas favorecen una buena síntesis de los ácidos grasos, ayudando a bajar el colesterol malo o LDL. Tiene un alto contenido de fósforo y de azufre, por eso se destaca como un sedante especial para los nervios. 

El órgano que más se beneficia con el ajo crudo, es el corazón. Si tenemos en cuenta, que el ajo es el gran purificador de la sangre, sacaremos como consecuencia que también es el gran fortalecedor del corazón. 

El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas, debido a que contiene un aceite esencial volátil llamado aliína, que se transforma en alicina, responsable de su fuerte olor y que se elimina por vía respiratoria. Aunque también tiene otras propiedades beneficiosas para el organismo: 

  • Estimula las mucosas gastrointestinales provocando un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis.
  • Es diurético.
  • Aumenta las secreciones bronquiales, por lo que se dice que es expectorante, desinfectante y descongestionante.
  • Su consumo frecuente provoca vasodilatación (aumento del diámetro de pequeños vasos sanguíneos; arteriolas y capilares) lo que hace que la sangre fluya con mayor facilidad y que disminuya la presión sanguínea.
  • Por todo ello, el consumo habitual de ajo es muy recomendable en caso de parasitosis intestinales, cualquier proceso infeccioso y para aquellas personas que tienen hipertensión y riesgo cardiovascular.

LA CEBOLLA

La cebolla es un alimento de gran interés por su contribución a una dieta saludable y equilibrada. En la actualidad se realizan nuevos experimentos con ella, con el fin de determinar su aplicación para combatir enfermedades.

Las propiedades de la cebolla son interminables. Contienen sulfuro de arílico, un protector contra el cáncer. Está muy indicada en los regimenes para personas diabéticas porque contiene glucoquimina, que disminuye el nivel de azúcar en la sangre, además es diurética, favorece la digestión y es ligeramente laxante. Calma la tos, elimina las secreciones bronquiales y es estimulante. Resulta útil para evitar que suba la presión arterial. Tiene muy bajo contenido en azúcares, grasas y calorías, y posee fibra que ayuda a regular la función intestinal.

Debido a su contenido en vitaminas A y C, puede tratar todo tipo de enfermedades respiratorias. También gracias a su contenido de vitamina B es apropiada para el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso. Tiene propiedades antianémicas, gracias a que aporta también hierro y fósforo.
Protege contra infecciones y regula el sistema digestivo, manteniendo el balance de los fermentos digestivos y previniendo los parásitos intestinales.

Protege contra determinados tipos de cáncer, puesto que muy útil contra el Estroncio-90 (tóxico radiactivo de la atmósfera). También produce efectos beneficiosos contra numerosas enfermedades como la tuberculosis, diabetes, nefritis, reuma, ciática, gota, descalcificaciones óseas, senilidad glandular, bronquitis, catarros, insomnio, alcoholismo y tabaquismo, entre otras.

El profesor Capo (Francia) afirma que comer ensalada de cebollas crudas con aceite vegetal evita el debilitamiento sexual y crónico. También, que el caldo de cebolla es beneficioso para la próstata y los riñones. El científico sueco Are Vaerland llama a la cebolla el “radio del mundo vegetal”. Un grupo de doctores de la universidad de Newcastle afirmaron que la cebolla hervida, frita o cruda incremente la capacidad de la sangre para disolver coágulos internos, previniendo , de este modo, la trombosis coronaria.

Es un gran desinfectante, por lo tanto comerla sobre todo cruda, nos ayuda a protegernos contra las enfermedades infecciosas.. Otras de sus propiedades es que nos ayuda a combatir la caspa y la caída del cabello, haciéndonos fricciones en la cabeza, con su jugo frecuentemente. Contiene vitaminas y sales minerales, azufre, fósforo, hierro, calcio, sodio, magnesio etc….. 

En resumen, podemos afirmar que la cebolla juega un importante papel en la nutrición y la salud. Su consumo es óptimo tanto en crudo, como cocinado. Y además de sabrosa, es una fuente de vitalidad y salud.

El Limón: un fruto medicinal

Limón-sus-propiedades-y-beneficios-para-la-salud

El Limón es un fruto medicinal por excelencia, ya que posee grandes beneficios para la salud.

Es un aliado del aparato digestivo, combate problemas gastrointestinales y evita la formación de piedras en el riñón, artritis, artrosis y colesterol. Además, actúa como tónico del hígado.

En cuanto a sus beneficios nutricionales posee un alto porcentaje de Vitamina C, indispensable para la salud ósea y también de la piel y los vasos sanguíneos, siendo una excelente ayuda para eliminar los radicales libres. La Vitamina C  sirve como refuerzo de las defensas del organismo, evita enfermedades sobre todo las relacionadas con las vías respiratorias; el resfrío, ronquera, asma, gripe, etc.

El limón es una fruta que contiene una gran cantidad de fibra soluble buena para regular los niveles del colesterol malo y su contenido de ácido cítrico ayuda a fijar el calcio en los huesos,  aumentando la absorción de hierro,  y elimina los depósitos de grasa alojados en ciertas zonas del cuerpo, siendo además un diurético natural.

El limón es también rico en minerales: potasio, magnesio, calcio y fósforo. De estos minerales destaca la presencia de potasio, que resulta beneficioso en los casos de hipertensión arterial.

Entre sus componentes cuenta con la Vitamina P, que ayuda a tonificar los capilares y vasos sanguíneos, también cuenta entre sus componentes con la Vitamina PP  cuya función es la de prevenir la piel áspera, se trata de una vitamina necesaria para la piel, el aparato digestivo y el sistema nervioso.

Es un poderoso aliado de la belleza de la piel, ayuda a la buena circulación de la sangre, combate el insomnio y es un excelente antioxidante.

Una buena forma de incorporar el limón a tu dieta diaria, es exprimiendo su jugo en tus vasos de agua.

Germinados y Brotes: alimentación viva

Brotes1

Los brotes de semillas o germinados son uno de los mejores alimentos que puede consumir un ser humano. La semilla es vida en potencia, es el origen de la vida, y el proceso de germinar las semillas y hacerlas brotar es una manera de multiplicar su potencial nutricional.

Los germinados y brotes son alimentos vivos, están llenos de vitaminas, minerales y proteínas en su forma más pura, y son fácilmente digeribles con la ayuda de las muchas enzimas que poseen.

  • Los nutrientes de los granos, semillas, legumbres, al ser brotados crecen más de un 20%.
  • Los granos y legumbres brotados suministran los ocho aminoácidos esenciales
  • Muchas de las proteínas de los brotes están pre-digeridas o descompuestas en sus aminoácidos, por lo que pueden ser fácilmente absorbidas por el cuerpo.
  • Los brotes están cargados de enzimas
  • Son alimentos estables, retienen sus valores nutritivos incluso luego de ser deshidratados o refrigerados.

¿Cómo hacer germinados y brotes?

Cualquier semilla, grano o legumbre puede ser brotada, si bien algunas son más sabrosas que otras. Se puede hacer en cualquier clima y no requieren sol ni tierra.

1.    Remojar: Lavar las semillas y dejarlas en remojo el tiempo recomendado, preferiblemente en agua filtrada o mineral

2.    Escurrir: Escurrir el agua y dejar las semillas en algún recipiente con agujeros, tela de algodón o colador.

3.    Lavado: Enjuagar los brotes 2 o 3 veces al día durante 2 a 5 días, según cada semilla, grano o legumbre. Asegurarse que los brotes estén suficientemente humectados y escurridos.

El tiempo que tardan las semillas en brotar puede variar según la temperatura y humedad. 

Powered by WordPress | Designed by: seo service | Thanks to seo company, web designers and internet marketing company